Breve comentario sobre lo ocurrido en el CENAR

CENAR-centro-nacional-de-artes

El desmantelamiento del Centro Nacional de Artes (CENAR) puede estar próximo según docentes de esa institución. Hace un mes, los maestros de la escuela de música del CENAR fueron informados de su traslado a unas instalaciones rentadas en el centro de San Salvador, asimismo, en los últimos días la planta docente fue reducida drásticamente, 26 educadores de la escuela de música y artes visuales fueron notificados de su traslado a escuelas públicas de San Salvador.

«El día miércoles 21, se nos informa que debemos presentarnos, los maestros de ministerio de educación, a una reunión de carácter urgente con representantes del jurídico del Ministerio de Cultura y representantes del Ministerio de Educación, nos hacemos presentes y en el momento se nos informa, por parte del ministerio de cultura, que nos agradecen por haber laborado en esta institución», mencionó Carlos Girón, docente de la institución.

El hermetismo y poca claridad con la que se han ejecutado estas acciones, sumado al agravante de la posible usurpación de las instalaciones del CENAR por el grandilocuente Ballet Nacional de El Salvador, hace sospechar de las decisiones tomadas, y si bien el gobierno puede hacer con sus instalaciones lo que le venga en gana, no debería privilegiar un proyecto en detrimento de otro, mucho menos uno que ya fue mutilado en el pasado.

Las instalaciones que actualmente ocupa el CENAR datan de 1993 y en ellas alberga: la escuela de artes visuales, la escuela de música y la escuela de teatro. Durante la década de los 70 hasta mediados de los 90, esta institución se encargó de formar a la mayoría de profesionales de las artes, sin embargo, en 1997 la institución perdió su carácter académico para convertirse en un espacio de instrucción en artes sin validez ante el Ministerio de de Educación.

Ahora, el ente rector de la cultura en El Salvador pretende también despojarle de sus instalaciones, lo que significaría una nuevo ultraje para esta institución cultural que ha dotado de grandes artistas a esta nación centroamericana. La noticia indignó a muchos en redes sociales, y como es propio de las crisis comunicacionales, no tardó mucho para que el Ministerio de Cultura emitiera su versión en un comunicado publicado en Twitter, donde básicamente desmentían los rumores , pero reiteraban la remoción de los 26 docentes .

«Agradecemos a los docentes del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología que brindaron su apoyo a la formación artístico cultural desde los salones del CENAR, y estamos seguros de que haran una labor extraordinaria desde la institución a la que están adscritos legalmente», expresa el comunicado.

También, la ex titular de cultura y ahora diputada por San Salvador, Suecy Callejas, aseguró en un tuit que se pretenden abrir 14 centros de formación en artes en el país y mejorar la currícula educativa, sin embargo, si esto es lo que se pretende ¿por qué ocultar la restructuración del CENAR?¿ por qué trasladar la escuela de música a un espacio alquilado? ¿Por qué no consultar a los docentes?

Decidí escribir este artículo a forma de opinión pese a las sugerencias de mi editor, sin embargo, no puedo ocultar mi indignación, tampoco quise escribir esto a la carrera por lo que mi opinión tardó hasta hoy. Tal vez no se la más acertada, pero si estoy consciente del constante flagelo al arte en este país, puede que este tema se pierda en el ecosistema mediático, mañana otros temas inundarán la agenda de los medios, pero cualquiera se precie de tener un mínimo estima por el arte debe mantenerse vigilante de lo que sucede con esta institución, ya que la reducida visión de cultura por parte de las autoridades gubernamentales hoy atenta contra el único espacio de formación artística en El Salvador.

También, es de recordar que hay proyectos que aún no se han ejecutado, por ejemplo, la creación del Instituto Superior de Artes (ISAR), que si bien es deuda del gobierno anterior, la ex titular del Ministerio de Cultura, Suecy Callejas, terminó de engavetar. Teniendo eso presente ¿por qué no invertir en ello en vez de gastar en el alquiler de un espacio? ¿Por qué no mejorar los espacios que ya se tienen? bueno, el tiempo nos dará la respuesta y esperemos sea favorable para el arte salvadoreño, aunque el futuro que se vislumbra no es alentador.

compártelo con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin