Dos poemas de Francisco Valenzuela

poemas de francisco valenzuela saravia
«Mi timón rueda pálido contra tifones / hacia el ancho mar de las remembranzas» – Versos de Al héroe en mi memoria de Francisco Valenzuela (Imagen con fines ilustrativos).

Sobre el autor

Francisco Valenzuela Saravia es un periodista, comunicador social y bibliotecario chileno. Sirve de gestor cultural para diferentes eventos literarios de Concepción (Comuna de Chile). Es fundador del Colectivo Artístico “Sujeto a Discusión”. También, Imparte el Taller Literario “Porque Leí” en la Universidad Andrés Bello, sede Concepción.

En 2014, gana una Mención Honrosa en el Concurso “Caballo Furioso” de la Revista Lakuma-Pusaki y la Editorial La Polla Literaria. En 2015 publica su primer libro: “Los Colores de la Tribu” con la Editorial Alto Horno. En 2017 gana el “Concurso Poesía Divergente” de la Editorial Casa Litterae que lo hace acreedor de una nueva publicación, llamada: “Poemas e Híper-Poemas”, con el que además logra ser finalista del Premio Ceres, en 2018. Ese mismo año publica la plaquette “Sommeil Paradoxal” con Editorial Alto Horno. En el 2020 gana la Primera Mención Honrosa en el Concurso Literario Rotary Club de Flores, de Argentina y en 2021 gana una Mención Honrosa en el Premio Internacional Bruno Corona Petit, de Venezuela.  

Poemas de Francisco Valenzuela

Al héroe en mi memoria

hijo de mi hijo

mi timón rueda pálido contra tifones

hacia el ancho mar de las remembranzas

sirenas azotan esta rama lanzada al mar

se impacientan las velas a estribor

las sales arañan el orgullo de su escudo

pero sabes que mis vigores de hierro

aguantan cualquier inclemencia

                        cualquier embate    

dime: ¿cuántos meses han pasado?

          ¿cuántos años?

¿cuánto hace que levé anclas

                      indignado de la tierra?

¿de los hombres?    

mi rostro contra viento a veces 

              pregunta al horizonte:

¿dónde guardas mi cuerpo roído?  

¿cuándo avistaré la isla prometida?

padre de mi padre

¿A qué amante escribes cartas contracorriente?

¿a qué continente direccionas tu nave?

¿qué nuevo episodio podría compararse

a las marinas retóricas

que me extasiaron de niño?

-biografía retocada por el Verne 

que revoloteaba las vías de tu cerebro-

oh capitán mi capitán  

deja que tus manotas

amuralladas por el labor

ganen la siesta merecida

deja que las deidades

susurren tus hazañas

los viajes que emprendiste a tu nada

y que las olas adormezcan el luto

de los mortales que te penan

yo sólo espero tropezarme con ese altamar

en el que te malgastaste

a ver si a la diana del séptimo día

puedo batir tu silueta

a la orilla de mi propio Pacífico

Maratón

¡hala Filípides! ¡hala héroe ateniense!

¡hala hemeródromo infatigable!

quienes te conmemoran son hombres que se evaden

o trotan a la siga de un espejismo

o se rascan cutículas muertas

sus otros pasados descompuestos

sus yos cansados y rendidos

y es que correr es dejar atrás al ser que fuimos

aquellos que acechan la paz y la redención lo sabrán

al igual que los semidioses que atraviesan

la meta de los invencibles

sin importar los vítores o el laurel

antes de ingeniada la gesta

-deporte que llama a reventar el corazón-

Filípides marchó hacia el porvenir de los recuerdos humanos

tal vez codiciando ser otra obra de arte

un consuelo sempiterno para aquellos

sin memoria genética que resienten a los hados

información de contacto

Francisco Valenzuela Saravia

compártelo con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin