Día del saber del pueblo

22-de-agosto-día-mundial-del-folklore

Por: Javier Iraheta.

Hoy, 22 de agosto, es el Día Mundial del Folklore; una fecha que, ignorada por muchos, representa un llamado a preservar las costumbres y tradiciones de los salvadoreños. Es un día que no debe limitarse a celebraciones o felicitaciones, por el contrario es momento para tomar la decisión firme de preservar lo que somos, es decir, de salvaguardar nuestra cultura frente a la injerencia externa que atenta contra nuestra identidad.

La palabra «folklore» se debe a William Jhon Thoms, quien propuso dicho término para hacer referencia a las antigüedades populares o a la literatura popular. La palabra se compone por los vocablos «folk» que es pueblo y por «lore» que es «saber», por lo que vendría a ser «Saber del pueblo» o «conocimiento del pueblo». En ese sentido, la palabra «folklore» apareció por primera vez en el periódico ingles «Athenaeum», justamente el sábado 22 de agosto de 1846; de allí que esta fecha fue seleccionada por la UNESCO para conmemorar el folklore.

La Real Academia de la Lengua Española adaptó la ortografía de la palabra a las normas fonológicas, morfológicas y ortográficas del idioma por lo que la castellanizó a «folclore», pero especifica que es válido usar la palabra original y su derivados que mantienen la «k» etimológica. Sin embargo, muchos prefieren optar por el término inglés por el significado de su raíz.

Erróneamente en El Salvador se comenten dos transgresiones a nuestro folklore. Primero, adoptamos hechos culturales extranjeros y los tomamos como nuestros y segundo tomando como folklórico ciertas actividades que no entran en dicha categoría. Entonces, para considerar un fenómeno como parte de nuestro folklore tomaremos como referencia las características propuestas por Paulo Carvaloneto que dice que algo es folklórico sí es cultural, funcional, anónimo, antiguo, prelógico y no institucionalizado.

Según los planteamientos anteriores podemos confirmar que es común en nuestra sociedad catalogar un sin fin de expresiones que no forman parte de nuestro «saber popular». Este error es el resultado de la falta de investigación folklorológica formal en el país y por la falta de asesoría de las instituciones educativas y culturales de nuestro país sobre la materia.

En ese sentido, es común ver a estudiantes vestidas con el traje típico de Volcaneña bailando cumbias, personas que dicen que celebramos el «Día de muertos», se observan trajes típicos que nunca se usaron en nuestro territorio, se confunden composiciones costumbristas con folKlóricas, reducir el folklore sólo a danzas y una lista interminable de errores inaceptables.

El Salvador es rico en Folklore, tenemos celebraciones, ceremonias, rituales, narraciones orales y escritas, oficios tradicionales, artesanías, sitios históricos y sagrados, prácticas agrícolas, vestuarios, vocabulario, música, juegos y todo un abanico de opciones por lo cual no necesitamos ir y tomar de otras culturas y adulterar lo nuestro.

El día mundial del Folklore es un llamado al Estado para que invierta en investigación y documentación del folklore salvadoreño; un recordatorio al sistema educativo de la formación urgente en materia folklórica del personal docente y encargados de dicha especialidad; es un aviso a todo El Salvador sobre el peligro de perder nuestras expresiones culturales ante nuestro desinterés.

compártelo con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin