Día de Muertos o los Fieles Difuntos, la mezcla de 2 culturas

día de muertos
El 2 de noviembre se conmemora el día de los fieles difuntos según la tradición católica. Foto/ Pixabay

En El Salvador  como en otros países de América Latina el 2 de noviembre se conmemora a los difuntos, es normal ver durante este día que las familias asistan a los campos santos a visitar las tumbas de sus seres queridos que ya han  dejado de existir en forma corpórea. Teniendo esto en cuenta, la Asamblea Legislativa decretó como asueto nacional esta fecha desde 1940.

El origen de esta tradición se remonta a las culturas precolombinas, las antiguos habitantes  de américa creían que durante este día los espíritus de sus antepasados volvían para convivir con ellos en este día.

Según la cosmovisión indígena, las almas de los difuntos inician su visita el 1 de noviembre (día de todos los santos) y finaliza el día siguiente (el día de los fieles difuntos), esto como una breve parada en su camino hacia el descanso eterno en el Mitclan. En El Salvador, el pueblo de Tonacatepeque, es el primero en recibir las ánimas con el tradicional festival de la calabiuza.

En cuanto a las tradiciones del día de los muertos en El Salvador, el 2 de noviembre es común ver los cementerios concurridos por miles de personas, quienes llegan a adornar las tumbas de sus seres queridos con flores y guirnarlas de colores brillantes. Asimismo, la gastronomía salvadoreña hace acto de presencia, los platillos típicos del día de muertos son: las hojuelas, pupusas, yuca frita, panes con pollo y tamales de chipilín.

también puedes leer: El día de los farolitos contra la comercialización de los eventos culturales.

Mezcla cultural indígena- española

Cuando América fue invadida por  los españoles, estos impusieron su cultura a los nativos, lo que también significó la apropiación de la religión profesada por los invasores. Al ser España una nación católica, durante estas fechas tenían lugar el día de todos los santos y los fieles difuntos.

Tras la Conquista, los curas españoles aprovecharon para desligar esta fecha de cualquier rito «pagano» practicado por los indígenas e institucionalizar las fechas aceptadas por la iglesia católica.

 «La unión de las creencias indígenas con el catolicismo español forjó un carácter religioso único, colorido y que conservó en cierta forma los recuerdos ancestrales de las viejas tradiciones precolombinas«, menciona  Patrick Johansson, investigador del Centro de Estudios de Cultura Náhuat en la Universidad Nacional Autónoma de México.

Día de los muertos en Latinoamérica

día de muertos
En latinoamerica existen formas muy peculiares de celebrar el día de los difuntos. Mexico ,por ejemplo, es un referente mundial de este día. (Foto/ Darvin Santos)

Perú

En este país sudamericano lo usual es que los parientes de la persona difunta preparen las tradicionales “tantawawas”, un tipo de pan con forma de bebé y al cual se coloca una careta de yeso o escayola que representan al difunto .

Colombia

El día de muertos en Colombia se celebra el 1 de noviembre y no el 2. Tradicionalmente las familias llevan ofrendas a sus muertos, adornan las tumbas con velas y arreglos florales. También, es habitual compartir el tradicional sancocho colombiano con la familia en honor a los que ya partieron.

Guatemala

En Guatemala, cuna del imperio Maya,  se acostumbra llevar serenata  y adornar las tumbas de los difuntos con flores, posteriormente las familias guatemaltecas suelen consumir un platillo tradicional llamado “fiambre” que consiste en una mezcla de verduras y embutidos.

México

México es quizás el mayor referente de esta celebración, sus vistosos altares a los muertos y toda la mitología que rodea esta fiesta le han permitido circunscribirlo como parte de su patrimonio inmaterial.  Las calaveras de dulce y el pan de muerto son elementos que no pueden faltar durante las celebraciones del día de los muertos.

Bolivia

En Bolivia los preparativos inician el 1 de noviembre. Lo usual es ofrendar pan y otros menesteres que gustaran al difunto en vida. Los panes de las ofrendas suelen tener forma de animales, por ejemplo, palomas, llamas y otros animales.

La ofrenda se coloca sobre una mesa en una habitación de la casa, donde se deja a la espera del alma que en la noche los visitará. El siguiente día (2 de noviembre) se recoge la mesa, posteriormente se realiza un rezo de acción de gracias y se reparte la ofrenda entre los familiares y amigos que asistieron a la celebración.

compártelo con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *